• 27 de noviembre de 2022 8:32 pm

Lary: 50 años como guitarrista de oro

PorRolando Santiago

Oct 11, 2022

Marino Hilarión Vílchez Campoverde. Cuando nació, un 22 de octubre, su madre Marina, falleció a las dos horas del parto y por la calle Comercio de Catacaos, donde vivían sus padres, pasaba la procesión de San Hilarión; de allí su nombre de pila.

Marino, por la madre, de nombre Marina e Hilarión por el santo de la fecha, sin embargo, su abuela, desde un principio le empezó llamar Lary, como una forma amorosa de tratarle y quererle y con ello, le dio el nombre con el cual le conocen en el Perú y en el extranjero.

Sus tíos maternos, entre ellos Segundo Campoverde Celi, le inculcaron el amor a la música criolla, boleros, junto a la música mexicana, que estaba de moda.

“Tendría 7 u 8 años, luego, mis tíos, me regalaron mi primera guitarra, de procedencia de la cárcel, pues en ese entonces no había fabricantes reconocidos como ahora”, nos cuenta, mientras pulsa las cuerdas de una guitarra.

En el colegio Salesiano, donde estudió primaria y secundaria, fue uno de los primeros en utilizar los instrumentos que llegaban de España.

“Recuerdo al médico, ya fallecido, César Vílchez, Fabio Antón, Fernando Piedra, y pese a no ser del colegio al “turco” Rolando Rodrich, en la batería”, señala añorando días maravillosos.

Vinieron luego reuniones con músicos emergentes de Piura y poder recibir indicaciones y tocar junto a grandes como Luis Marky, Raúl Lozada, los hermanos Mendoza y varios de Lima como de la familia Rodríguez.

 

Una pausa

En 1972, estudió un año, en la Escuela de Música, pero tuvo de dejarlo para forjarse en una carrera, por aquel entonces, entre los 80 hasta los 90, ingresó a trabajar en un banco y la guitarra pasa a un segundo plano.

A partir de la década de los 90, ya todo para él, fue la música y empezó con fuerza, convirtiéndose en una de las mejores guitarras del norte peruano.

En el 2001 ingresa al Instituto de Arte y Cultura de la UNP, donde desde entonces trabaja firme y es uno de sus pilares artísticos educando, formando y ayudando a los nuevos valores musicales y de danzas.

En su larga trayectoria, acompañó a los más grandes de la canción criolla y bolero.  A todos.

Lary, quiere ser recordado como maestro, formador de nuevos valores para que nuestra música criolla no pase al olvido.

Poniéndose serio, reclama la presencia del estado para que nuestra música nacional se difunda y cobre vigencia. “Tengo algunos amigos, a quienes la música peruana no les interesaba y cuando emigraron al extranjero, la empezaron a amar y ahora, no la dejan”.

 

Compositor y homenaje

Su trayectoria es larga y muy fructífera como ejecutante, pero en la composición tiene muchas como el Vals “Catacaos querido”, la marinera “Loa a Grau”, el tondero “Cola de león”.

Con ocasión de su aniversario, ofrecerá un concierto con invitados en los jueves culturales del centenario Club Grau, el 20 de octubre.

Este 22, en la calle Zepita cuadra 2, de su natal Catacaos, ofrecerá un almuerzo bailable en el local “Las Palmeras”, desde la una de la tarde.

Allí estarán el dúo de Haydee Canales y Sonia Valderrama, Carlos Castillo Grados, Lalo Llanos Inchán del Centro Musical Breña, Wendor Salgado Bedoya, Fernando Valderrama.

También, Héctor León y Mijaíl Mantilla de Trujillo, Pepe Carmen llega de Chiclayo.

Se suman Coco Vega, Pedro León de Catacaos. Y de Piura, llega Maby Curich, Diana Agurto, Lynn Seminario, Gladys Timaná, Amparo Paico, entre otras voces femeninas y en varones Danffer Maraví, César Ramos, David Gallardo, y muchos más.

Sin duda alguna, Catacaos está orgullosa de él.  Gracias por entregarnos tu arte.

 

Datos

  • Casado hace 36 años, con Ruth Renee Nolte Valdiviezo, es padre de Ruth Mariana y Andrea Gelina. Mariano e Ethan son sus nietos.
  • 6 guitarras son su mayor tesoro en casa. Destacan dos Falcón, 1 argentina, 1 taiwanesa.