• 27 de noviembre de 2022 8:35 pm

Neurocientífico explica cómo COVID llevó a ‘todos a una crisis existencial colectiva’

No soy yo mismo últimamente. Por otra parte, ¿lo fui alguna vez? No soy el mismo que era hace un año, ni el que seré dentro de cinco minutos. Mi sentido de la realidad es efímero, y mis circunstancias están constantemente reescribiendo la narrativa. Sin embargo, mi cerebro quiere darle sentido a todo eso, por lo que sigue tratando de encontrar orden y actualización. Pero lo que sigue escribiendo, como dice el profesor de psicología de la Universidad de Emory, Gregory Berns, es su propia «ficción histórica».

En su nuevo y oportuno libro, «The Self Delusion: The New Neuroscience of How We Invent – and Reinvent – Our Identities», Berns, autor de «How Dogs Love Us», explora la neurociencia de la autopercepción y la inteligente y confusa maneras en que intentamos contar las historias de nuestras vidas.

En el camino, Berns explica la ciencia más reciente de cómo la memoria, la percepción y la influencia juegan en nuestras mentes flexibles, y ofrece ideas para comprender mejor quiénes somos y quiénes podemos ser.

Salon habló con Berns recientemente sobre cómo nuestros cerebros nos preparan para crear historias y supersticiones, cómo COVID nos llevó a una «crisis existencial colectiva» y el secreto para cambiar las historias que nos contamos a nosotros mismos.

Esta conversación ha sido editada y resumida para mayor claridad.

Yo era un recién llegado al concepto de neurociencia computacional. Para aquellos que aún no han leído el libro, ¿qué es esta disciplina y por qué es importante en nuestra comprensión del cerebro?

La neurociencia computacional ha existido, de una forma u otra, probablemente durante cincuenta años. Solía ​​tener diferentes nombres. Primero comenzó como IA, inteligencia artificial, en los años sesenta, luego pasó por varias iteraciones. Cuando estaba en formación en los años noventa, era equivalente a lo que entonces se llamaba redes neuronales, que ahora subyacen a todo en la IA.

La IA ha evolucionado a partir del estilo de IA de los años cincuenta y sesenta, donde la gente tenía la esperanza de que las computadoras pudieran ser entrenadas para hacer cosas que hacen los humanos. Evolucionó en esta área donde se descubrieron las redes neuronales. Originalmente, estas redes neuronales se basaban en lo que sabíamos sobre el cerebro, pero luego se apagaron por sí solas. Tal como los tenemos hoy, subyacen a lo que ahora sabemos que es la IA. Eso es todo, desde reconocimiento de imágenes hasta autos sin conductor.

La neurociencia computacional es un término general que cubre todas estas cosas, pero con un poco más de énfasis en el lado de la neurociencia, para comprender cómo el cerebro humano realiza los cálculos. Luego, toda la gente de IA toma eso y le da su toque y crea algoritmos informáticos.

Pensamos que las computadoras funcionan como cerebros, pero también nuestros cerebros funcionan como computadoras.

Así es. Obviamente, una computadora está hecha por el hombre, pero es una analogía. El cerebro es un tipo de computadora. En particular, creo, junto con muchos neurocientíficos, que es fundamentalmente una computadora de predicción o un motor de predicción. Eso para lo que evolucionan los cerebros, que es tratar de hacer modelos internos de cómo funciona el mundo para que el dueño de ese cerebro pueda sobrevivir y burlar a los competidores. O si son presas, para evitar a los depredadores, manteniéndonos siempre un paso por delante de las cosas.

Cuanto mejor predicción haga el cerebro, mejor hará la persona o el animal. Ha habido una fuerte presión evolutiva para hacer que los cerebros sean muy buenos para anticipar cosas que podrían suceder en el futuro.

Ahora vivimos en un mundo donde anticipar las cosas nos ha mordido el trasero, porque también vivimos en este estado de mayor ansiedad. Abres el libro hablando del yo que es, en sus términos más simples, nuestro yo pasado, nuestro yo actual percibido y nuestro yo futuro.

Lo que acabas de describir es la belleza de lo que hace el cerebro. No creo que esto sea necesariamente específico de los humanos, creo que todos los animales hacen esto en diversos grados. Es solo que los humanos lo superponen con una narrativa en la parte superior para que tengamos una forma de darle significado a las cosas, por así decirlo.

El bit de anticipación no se trata solo de lo que va a suceder. Es la consideración del mundo de las cosas que pueden suceder. Y no solo eso. También tenemos la capacidad de mirar hacia atrás en el tiempo e imaginar cosas que podrían haber sido, los escenarios hipotéticos. Todas estas son diversas formas de predicciones que el cerebro ha evolucionado para hacer, para ayudar a los humanos en particular a prosperar en este mundo.

Se siente como en los últimos años, ha habido un interés de comprensión más profundo en este estudio del yo y la autopercepción.

Nuestra anticipación es diferente de la experiencia, que es diferente de la memoria. ¿Por qué necesitamos tener esa comprensión de esa verdad y esas sutilezas de nuestra percepción?

Creo que COVID ha puesto a todos en una crisis existencial colectiva. Los últimos años ha sido un tanto excesivo mirarse el ombligo acerca de por qué estamos aquí. Cada uno de nosotros llega a eso individualmente y cada uno tiene sus propias formas idiosincrásicas de lidiar con eso, pero todo el enigma es la maldición y el beneficio de la condición humana.

Sea como sea que acabemos como somos, tenemos la habilidad de conceptualizarnos en pasado, presente y futuro. No está claro que cualquier otro animal pueda hacer eso, no de manera sustancial. Miro a mis perros, y están claramente conscientes y sintientes, pero no estoy seguro de que tengan una concepción como la nuestra, de que existieron ayer y existirán mañana.

La mayoría de los otros animales no tienen la necesidad de esto. Si sabes que exististe en el pasado y sabes que existirás mañana, ¿cómo le das sentido a eso? Si lo piensas, es una comprensión bastante asombrosa. Requiere cambiar el tiempo, requiere un enorme aparato cognitivo para hacer eso.

Como mantengo en el libro, también hay que lidiar con el hecho de que cambiamos físicamente. No tanto en el día a día, pero ciertamente a lo largo de los años. Si miras hacia atrás en las fotos de tu infancia, para todos los efectos, esas son personas diferentes. No son la misma persona que eres hoy. Físicamente, puede haber cierta semejanza, pero las moléculas se han reorganizado tantas veces en su cuerpo y en su cerebro que simplemente no es la misma persona.

Entonces, nos damos cuenta de que de alguna manera esa persona era nosotros en un momento diferente, pero ahora no somos nosotros, y seremos diferentes en un año o diez años. Tenemos que construir algún mecanismo para vincular todo esto. La forma en que lo hacemos es a través de la narrativa y la narración de historias. Tenemos que, solo por nuestra propia salud psicológica, construir algo que vincule todas estas versiones de nosotros mismos. De lo contrario, la alternativa es completamente existencial, que no hay nada que unifique pasado, presente y futuro, y que el universo es aleatorio. Psicológicamente, no podemos manejar eso.

Como usted señala, si bien existen claras diferencias culturales e individuales, también existen algunas reglas básicas universales para la forma en que construimos estas narrativas. Uno con el que todos podemos relacionarnos es, en su mayor parte, ese aspecto episódico. No conozco otra forma de darle sentido a mi vida, pero luego COVID nos puso en una narrativa muy no lineal.

La analogía que usé fue como estar en un tren, donde piensas en un viaje en tren como un viaje entre estaciones o paradas, donde no sucede mucho en el medio. La forma en que lo codificas entonces son las paradas, o como dices, episódica.

Creo que hay un par de razones para eso. Probablemente el más importante es que nuestros cerebros no parecen diseñados o evolucionados para grabar continuamente, o al menos recordar cosas de forma continua. Nuestros cerebros no son grabadoras de video en el sentido en que lo es una cámara. Parece como si los propios recuerdos se establecieran de manera episódica y esos episodios se definieran por el momento en que suceden las cosas.

La mayor parte del día, no pasa nada. No creo que se haya calculado, pero pasamos el día, probablemente el 90% del día es bastante estático, y luego el otro 10% son cosas que suceden. Eso va a variar de un día a otro. Cuando suceden cosas, cuando algo en el mundo cambia o algo cambia en ti, esas son las cosas que codificamos en la memoria y esas son las cosas que se almacenan.

Cuando recuerdas un recuerdo, no puedes recuperar la grabación exacta de lo que sucedió. Tiene estas instancias escasas que puede llamar. Pero todavía tienes que llenar los huecos de alguna manera, porque no son solo imágenes fijas, son reflejos. Es el carrete destacado del día, o de tu vida.

El cerebro tiene que llenar esos vacíos. Lo que me ha fascinado es, ¿cómo se llenan esos vacíos? La mejor respuesta que tengo es que se basan en lo que los psicólogos llaman esquemas. O si queremos ser matemáticos al respecto, las llamo funciones base. Estas son las plantillas que se establecen temprano en la vida como niños. Estas son las historias que escuchamos cuando somos jóvenes, porque esas son las historias en las que el niño no tiene muchas de sus propias experiencias. No ha pasado mucho. Esas son las plantillas para entender el mundo, cuando los padres les cuentan historias a sus hijos.

Estos son cuentos de hadas, fábulas e historias sencillas, el bien contra el mal. Estos van a ser culturalmente diferentes dependiendo de dónde creciste, pero hay algunos temas comunes. Es importante destacar que esas son las plantillas que permanecen con nosotros a lo largo de nuestras vidas y nos ayudan a interpretar estos eventos episódicos a medida que nos suceden. Proporcionan un marco listo para encajar las cosas a medida que vienen.

Una de las cosas que también es universal es esa delgada línea entre la superstición y la creación de mitos y el engaño directo . Es una forma de crear patrones más que cualquier otra cosa, buscando explicaciones y respuestas en cosas que de otro modo podrían parecer aleatorias. ¿Es ese otro aspecto de que solo nuestros cerebros necesitan crear orden?

Está. Y eso es parte del motor de predicción que está integrado en el cerebro de todos los animales. El cerebro es un motor de predicción. Es así porque, en algún momento, hubo una ventaja de supervivencia en eso, y todavía la hay.

Si piensas en la alternativa, digamos que la vida es solo una serie de eventos aleatorios que están completamente desconectados entre sí. Si ese fuera el caso, entonces realmente no habría ninguna ventaja de supervivencia en tener un cerebro predictivo, porque si las cosas fueran aleatorias, entonces no hay nada que predecir.

El hecho de que podamos predecir cosas también es un reflejo del mundo en el que hemos evolucionado, que hay una cierta cantidad de orden allí, ciertamente no al 100%, pero hay suficiente orden para que los cerebros puedan extraerlo. Eso impulsa las cosas, incluso cuando no hay previsibilidad o causalidad. No es como si pudieras apagar el motor de predicción; siempre va

De ahí vienen las supersticiones. Es como si dos eventos ocurrieran muy cerca uno del otro, entonces el cerebro naturalmente los equipararía de alguna manera causal, incluso si no es así. Así es como surgen las supersticiones. Entonces puedes considerar las supersticiones como los componentes básicos de la narración o las fábulas.

No se necesita mucho para convertir una superstición en algo bastante elaborado. Ya sea que lo llame delirio o para hablar de teorías de conspiración, no se necesita mucho.

Eso nos lleva al pensamiento de grupo y al arma de doble filo de vivir en un entorno social, porque nos necesitamos unos a otros, tomamos nuestras señales unos de otros. Somos impactados en nuestra moralidad unos por otros. Mirando a este país hoy, ¿parecemos más polarizados o en realidad estamos más polarizados? ¿Y qué es eso en nuestro cerebro de lo que podemos aprender?

Definitivamente estamos polarizados. Creo que la pregunta entonces es por qué. Vuelve a, bueno, los humanos tenemos que atribuir significado a los eventos porque esa es la naturaleza del ser humano. Contamos historias. En este país, básicamente tenemos una serie de eventos que han sucedido. Ya sea COVID, cambio climático, política, puede elegir cualquiera de esas cosas.

Algunas cosas suceden, y podemos estar de acuerdo en eventos específicos que sucedieron probablemente porque han sido registrados en varias formas por los medios. Pero la interpretación de ellos es muy diferente. Lo fascinante de todo esto es cómo dos personas pueden tener puntos de vista diametralmente opuestos de lo que sucedió. ¿Cómo sucede eso? La respuesta es porque tienen diferentes funciones de base para interpretar los eventos. Tienen diferentes esquemas.

Tomas el 6 de enero. Ejemplo perfecto. Tienes una porción considerable del país que miró esos eventos y los interpretó en un marco narrativo, un esquema. Entonces tienes un montón de otras personas que lo interpretan completamente diferente, y están operando en diferentes esquemas. Son diferentes funciones de base narrativa.

El libro se titula «El autoengaño», pero más adelante lo describirás más profundamente como la «ficción histórica de uno mismo». ¿Qué significa eso cuando dices que nuestro concepto del yo es ficción histórica?

Significa que la interpretación de nuestro pasado. La identidad propia proviene de la historia que cuentas sobre tu vida, que es la parte histórica. Pero es una historia. Espero convencer al lector de que no hay una sola historia para nada. Esa historia es una que tú eliges, y tienes la capacidad de contarla de diferentes maneras.

En ese sentido, es ficción. La historia que te cuentas a ti mismo es una especie de ficción. Es casi una ilusión. La historia que cuentas sobre ti mismo a otras personas es probablemente una versión ligeramente diferente, por lo que es una ficción diferente. Esto sigue y sigue.

Espero transmitir en el libro que las historias que eliges contar, tenemos control sobre eso hasta cierto punto. En realidad, la mejor manera de cambiar tu forma de contar historias, si eso es lo que quieres hacer, es controlar lo que consumes. Porque como acabamos de hablar, mucho de esto está influenciado por lo que dicen otras personas. Nuestros cerebros son muy buenos para mezclar las cosas que nos suceden a nosotros con las cosas que les suceden a otras personas. La procedencia de nuestros recuerdos se confunde.

Y es más difícil ser tan selectivo cuando el algoritmo nos guía y nos empuja constantemente. Somos muy vulnerables a la influencia.

Así es, lo somos. Entonces, si quiere ser un buen curador, debe tener cuidado con los tipos de cosas que consume de otras personas, porque eso influirá en gran medida en sus propios procesos de pensamiento.